Como maristas nos apasiona Jesús y su Evangelio. Él es la razón de nuestro ser y de nuestro hacer. Marcelino Champagnat definió la esencia de la misión marista: “dar a conocer a Jesucristo y hacerlo amar”. Él nos soñó maestros y catequistas que estructuran todo para el trabajo comunitario y personal desde la misión de evangelización a través de la educación de niños y jóvenes … Con nuestra acción pastoral para la realidad el anhelo de Marcelino Champagnat: “No puedo ver a un joven sin decirle cuánto le ama Jesús “.  Tomado de Evangelizadores entre los Jóvenes. Documento de referencia para el Instituto Marista. Pag 51. Brasil 2011.

 

 

“Todo a Jesús por María, todo a María por Jesús”.

Marcelino Champagnat