LA EVANGELIZACIÓN ESENCIA DE LA MISIÓN MARISTA

¿Qué es evangelizar? Proclamar el  Evangelio a los hombres contribuyendo a la construcción del Reino de Dios sobre la tierra. Evangelizar es la identidad más profunda de la comunidad eclesial.  La iglesia es enviada por Jesús para que, con la fuerza de su  Espíritu, revele a los hombres y mujeres el rostro de Dios-Amor y el sentido de la vida humana.  Pablo VI.  Exhortación apostolica Evangelii Nuntiandi, 1975, n. 14 Y HERMANOS MARISTAS. Constituciones y estatutos, 19988, n. 79.

Siguiendo a Marcelino Champagnat, tratamos de ser apóstoles para los jóvenes, evangelizándoles a través de nuestra vida y nuestra presencia entre ellos, así como mediante nuestras enseñanzas: no somos ni exclusivamente catequistas,  ni sólo maestros de materias… en su sentido más amplio, en nuestro marco de evangelización: en escuelas, en programas sociales y pastorales y en  encuentros informales… ofrecemos una educación integral, sustentada en la visión cristiana del desarrollo personal y humano.

 

¿COMO EVANGELIZAMOS?

Nuestra acción evangelizadora se hace vida en nuestras aulas, en cada momento en que el docente experimenta la pedagogía  de la presencia en su quehacer cotidiano, e invita, se involucra y participa  en los diferentes ámbitos de Evangelización a nivel comunitario; escenarios en los que los estudiantes y la comunidad viven su experiencia de fe  y apostolado:

PASTORAL INFANTIL JUVENIL MARISTA: La PIJM en el colegio cuenta con un gran número de integrantes  desde los primeros grados de escolaridad hasta grado once.

 

TIEMAR

(TIERRA MARISTA)

Movimiento  de pastoral infantil   que acogen a niños y niñas de primero y segundo grado  en edades  de 6  y  7 años.  En un proceso continuo de vivencias significativas que los lleva a poner en práctica valores con  Dios, con ellos mismos, con los demás y con la naturaleza; adquiriendo pequeños compromisos  que los sensibilizan y proyectan en diferentes ambientes para la vida.

En el movimiento se viven diferentes etapas, así:

TIERRA: 8 meses, ¿quienes somos Tiemar?, ¿que es la tierra?, Pachamama.

AGUA: 6 meses, amor por si mismo, Gratuidad.

AIRE: 4 meses, reconocer al otro como mi igual, Solidaridad.

NATURALEZA: 6 meses, todos los Tiemaristas por la Paz y la Justicia.

SEMAR

(SEMILLA MARISTA)

Es el movimiento para niños y niñas entre 8 y 10 años donde se afianzan los valores de aceptación, compañerismo, amistad y solidaridad a través de la metodología del aprender jugando, haciendo vivo el Espíritu de Marcelino y la misión de Jesús de construir Comunidad al estilo de María.

LABRADO: 6 meses, valor de la aceptación.

ARARDA: 6 meses, valor del compañerismo.

SIEMBRA: 6 meses, valor de la amistad.

COSECHA: 6 meses, valor de la solidaridad.

 

AEM

(AMIGOS EN MARCHA)

Es un movimiento de pastoral juvenil, iluminado por la espiritualidad Marista; dirigida a pre-adolecentes.  Su gran finalidad es la de formar lideres transformadores de su realidad desde los valores propios del evangelio tomando como referente a  Jesús, María y Champagnat; donde la amistad y la solidaridad son los ejes transversales de esta experiencia juvenil.

 

REMAR

(RENOVACIÓN MARISTA)

Es una experiencia de encuentro consigo mismo, con los demás, con Dios y con el entorno, que permite a los jóvenes descubrir un estilo de vida desde la fe, en donde  la opción consciente y libre por seguir a Jesús en comunidad plantea un estilo de vida por los demás al mismo tiempo que los ayuda a caminar en un discernimiento vocacional.

Este es un espacio juvenil en el que los muchachos de grado novenos, decimos y undécimos, se encuentran semanalmente para compartir la vida y conjugar experiencias; con  la metodología del ver, juzgar y actuar; lo que le permite interactuar retomar las acciones propias de su cotidianidad e ir transformándolas.

 

SOLIDARIDAD

La misión educativa marista contempla seis principios básicos  el amor a María, el espíritu de familia, la sencillez de vida, la pedagogía de la presencia, el amor al trabajo y la solidaridad.

Presentamos la Buena Noticia no sólo en términos personales, sino también  la comunidad humana a través de la visión de Jesús: Llegando hasta él “desecho” de la sociedad,  buscando el bien de todos, y comprometiéndonos responsablemente con el futuro de la humanidad y de la creación de Dios.

Educamos en y para la solidaridad.

VOCACIONAL

Una cultura vocacional será ese tejido de personas que encarnan valores y concepciones de vida, que hacen realidad criterios y experiencias pastorales,  que motivan a los jóvenes a descentrarse  de sí mismos, a mirar más allá de los propios proyectos personales, a sentir la vida cristiana como vocación…

Una de las tantas formas de acercarnos a nuestros estudiantes y brindarles esta cultura vocacional es a través de  “Las convivencias vocacionales”  En la que el estudiante se familiariza con el llamado que Dios nos hace a ser seguidores del evangelio con un estilo propio Marista.

KERIGMA

Formación, celebración y compromiso solidario en torno al evangelio  y a los valores propios del carisma Marista.

Propendemos por brindar a los colaboradores  de la institución un ambiente de formación integral desde los valores evangélicos; para que sean los adultos que laboran en la  los primeros agentes de evangelización de los estudiantes desde su quehacer cotidiano.

Nuestra acción educativa nos demanda el acompañamiento  a los estudiantes en la catequesis propia de la Eucarística.  Celebraciones en las que participan los  estudiantes  según: tiempos del año litúrgico, celebraciones Maristas, eventualidades familiares (acción de gracias, salud, fallecimientos) y acciones  propias de las dinámicas de cada curso donde se soliciten.  Intentamos hacer de nuestras celebraciones Eucarísticas un punto de encuentro fraterno, donde todos entendamos la importancia de celebra la vida en comunidad.

Los Sacramentos también ocupan un lugar importante dentro de nuestra que hacer evangelizador ya que están pensados para aquellos niños que de alguna manera se encuentran en la  etapa propicia para recibir a Jesús con gran convicción y  de confirmarse en la fe con él.   Bautizos, reconciliaciones, Primeras Comuniones y confirmaciones hacen parte de los procesos de formación sacramental para las familias del colegio.